ley primera:

miércoles, 19 de marzo de 2008

Falleció Arthur Clarke

| www.inhdigo.tk ©2007-2008

Murió Arthur C. Clarke, referente de la ciencia ficción

El escritor nació en Inglaterra en 1917 pero vivía en la isla de Sri Lanka desde 1959. Produjo más de 90 libros a lo largo de su carrera, y previó el desarrollo de las comunicaciones por satélite. Científico y autor.
CELEBRIDAD. En reconocimiento a sus logros, un asteroide y una especie de dinosaurio llevan su nombre. REUTERS

Aventurarse hacia lo imposible


Clarke es uno de los clásicos indiscutidos de la ciencia ficción. “La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible” dijo quien en su último cumpleaños, en diciembre de 2007, expresó su deseo de recibir un llamado telefónico de E.T.


SRI LAN­KA.- El es­cri­tor bri­tá­ni­co de cien­cia fic­ción Art­hur C. Clar­ke fa­lle­ció ayer en un hos­pi­tal de Sri Lan­ka a la edad de 90 años, anun­ció su ayu­dan­te Ro­han de Sil­va.


Au­tor del li­bro que ins­pi­ró al di­rec­tor de ci­ne Stan­ley Ku­brick pa­ra el clá­si­co “2001, Odi­sea del es­pa­cio”, Clar­ke ha­bía si­do hos­pi­ta­li­za­do en di­ver­sas oca­sio­nes por una in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria des­pués de su 90º ani­ver­sa­rio, en di­ciem­bre pa­sa­do.


“Sir Art­hur aca­ba de mo­rir en el Hos­pi­tal Apo­llo” de Co­lom­bo, in­di­có Da Sil­va.


Clar­ke, que en 1945 pre­vió el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­ca­cio­nes por sa­té­li­te, es­cri­bió más de 90 li­bros a lo lar­go de su ca­rre­ra. Era el más cé­le­bre de los ex­tran­je­ros re­si­den­tes en Sri Lan­ka, en don­de una aca­de­mia lle­va su nom­bre.


Sin lu­gar a du­das, el im­pac­to que pro­du­jo el fil­me de Ku­brick en 1968 con­tri­bu­yó a acre­cen­tar la fa­ma de Clar­ke, pe­ro sus me­re­ci­mien­tos ya le ha­bían garan­ti­za­do un lu­gar de pri­vi­le­gio en­tre los es­cri­to­res de cien­cia fic­ción mu­cho an­tes de que se es­tre­na­ra la po­lé­mi­ca pe­lí­cu­la. Es que Clar­ke tie­ne en su obra otros tí­tu­los mu­cho más re­le­van­tes que la bre­ve no­ve­la que ins­pi­ró a Ku­brick: “El fin de la in­fan­cia” (1953) y “Ci­ta con Ra­ma” (1973) son al­gu­nas de ellas.


Art­hur Char­les Clar­ke na­ció el 16 de di­ciem­bre de 1917 en Mi­ne­head, So­mer­set, en In­gla­te­rra; cuan­do te­nía 19 años se mu­dó a Lon­dres pa­ra de­di­car­se al es­tu­dio de cien­cias, pe­ro pa­ra­le­la­men­te co­men­zó a de­sa­rro­llar una ca­rre­ra co­mo es­cri­tor; fi­nal­men­te, la li­te­ra­tu­ra des­pla­zó a las cien­cias, y en 1937 pu­bli­có su pri­mer re­la­to de cien­cia fic­ción.


El co­mien­zo de la II Gue­rra Mun­dial lo obli­gó a aban­do­nar tem­po­ral­men­te su ta­rea co­mo au­tor ; du­ran­te el con­flic­to se es­pe­cia­li­zó en la ope­ra­ción de ra­da­res y sir­vió en la Fuer­za Aé­rea bri­tá­ni­ca.



An­ti­ci­pa­ción cien­tí­fi­ca


Clar­ke se de­di­có al es­tu­dio de la co­mu­ni­ca­ción sa­te­li­tal a tra­vés de me­ca­nis­mos ins­ta­la­dos en ór­bi­tas geoes­ta­cio­na­rias; en 1945 pu­bli­có un en­sa­yo so­bre el te­ma que años más tar­de se­ría apli­ca­do en la prác­ti­ca. En ho­nor a su ta­rea y a la ela­bo­ra­ción de es­ta teo­ría, la ór­bi­ta en la que se ubi­can los sa­té­li­tes de co­mu­ni­ca­cio­nes en la ac­tua­li­dad se de­no­mi­na “Or­bi­ta de Clar­ke”.


Des­pués de la fi­na­li­za­ción de la gue­rra, vol­vie­ron a pu­bli­car­se ar­tí­cu­los de cien­cia fic­ción fir­ma­dos por Clar­ke has­ta que al­can­zó una re­per­cu­sión con­sa­gra­to­ria con la apa­ri­ción de “El fin de la in­fan­cia”, con­si­de­ra­da una de las obras maes­tras del gé­ne­ro.


La cre­cien­te fa­ma de Clar­ke co­mo uno de los más con­sis­ten­tes au­to­res de cien­cia fic­ción re­ci­bió un nue­vo im­pul­so con la pu­bli­ca­ción de “El fin de la in­fan­cia”. La apa­ri­ción de “La ciu­dad y las es­tre­llas”, una so­bre­co­ge­do­ra an­ti­ci­pa­ción de los efec­tos de la tec­no­lo­gía apli­ca­da al de­sa­rro­llo de una ciu­dad en un pla­ne­ta de­vas­ta­do, ter­mi­nó de con­so­li­dar su bien ga­na­da fa­ma de cien­tí­fi­co de­di­ca­do a la li­te­ra­tu­ra.



La ca­rre­ra es­pa­cial


A fi­nes de la dé­ca­da del 60, Clar­ke par­ti­ci­pó des­de la ca­de­na de te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se CBS de las trans­mi­sio­nes or­ga­ni­za­das pa­ra di­fun­dir la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na; jun­to con el as­tro­nau­ta nor­tea­me­ri­ca­no Wally Schi­rra co­men­tó el alu­ni­za­je de la cáp­su­la Apo­lo. El es­cri­tor tam­bién par­ti­ci­pó de las trans­mi­sio­nes que rea­li­zó la ca­de­na de te­le­vi­sión so­bre las mi­sio­nes Apo­lo 12 y Apo­lo 15.


Clar­ke fi­jó su re­si­den­cia en Sri Lan­ka en 1956. Des­de allí lan­zó en 1973 “Ci­ta con Ra­ma” (una de las no­ve­las más pre­mia­das del gé­ne­ro). La obra in­ció una se­rie que con­ti­nuó en 1989, 1991 y 1993. Ga­nó el pre­mio Hu­go (una suer­te de No­bel den­tro de la cien­cia fic­ción) en 1973 y, nue­va­men­te, en 1980 por “Fuen­tes del pa­raí­so”.


En la obra de Clar­ke se des­ta­ca una úl­ti­ma eta­pa, a fi­na­les de los ‘80 y en los ‘90, don­de com­par­te la au­to­ría de sus prin­ci­pa­les tí­tu­los, cie­rra sus gran­des sa­gas (Ra­ma y 2001), y mues­tra un per­fil cla­ra­men­te po­lí­ti­co-so­cial co­mo en “Fac­tor De­to­nan­te” o “Sis­mo Gra­do 10”, sin per­der el ca­rác­ter de obra de cien­cia fic­ción. Su ri­gu­ro­si­dad cien­tí­fi­ca lo lle­vó a ser in­clui­do en­tre los au­to­res de cien­cia fic­ción du­ra


En su ho­nor, se bau­ti­zó con su nom­bre a un as­te­roi­de, 4923, y una es­pe­cie de di­no­sau­rio ce­ra­top­sia­no, el Se­ren­di­pa­ce­ra­tops art­hurc­clar­kei des­cu­bier­to en Aus­tra­lia. (Télam-NA-Es­pe­cial)

FUENTE: lagaceta.com

0 @comentarios :

MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOG, ACEPTO TUS CRITICAS Y COMENTARIOS QUE PUEDES EXPRESAR AQUI:

 

©2007-2015 - www.blogonautia.blogspot.com.ar • Todos los Derechos Reservados | Los contenidos son propiedad de sus respectivos autores

Suscribete y recibe lo ultimo de BLOGONAUTIA en tu correo