ley primera:

miércoles, 28 de enero de 2009

Argentina se prepara para una invasion ?




Fotografia de
Ricardo rbazan2006@hotmail.com




Por: Lheonnel Rojas.




No se trata de ninguna declaración de guerra de algún país limítrofe, ni mucho menos se trata de una invasión alienígena, y aunque no son extraterrestres de ficción, tienen antenas y son verdes.
Hace unos días mientras leía la versión online de un diario local descubrí una fotografía enviada por un lector, en dicha imagen podía verse un ejemplar de una extraña langosta, acto seguido recordé que hace unos años atrás encontré la misma especie en el patio de mi casa. Para que se imaginen un poco, vivo en una ciudad llamada Famaillá, ubicada a 30 Km. (aproximadamente) al sur del Gran San Miguel de Tucumán ( Tucumán ). Por estos lados si bien no vivimos ni en la selva ni en el monte, la gran mayoría de las casas cuentan con un amplio patio donde se tienen árboles y/o arbustos, también se dedica el espacio para sembrar verduras en huertas familiares. Tanto verde resulta tentador para estas ocasionales visitantes que ya comenzaron a hacer estragos, y al menos las plantas más pequeñas son devoradas por gran cantidad de estos insectos hambrientos.
Mientras leía el relato adjunto a la fotografía en el portal del diario, también leí los comentarios de los demás lectores al respecto, fué entonces cuando descubrí gracias al aporte de uno de ellos, que esta rara langosta es conocida como TUCURA QUEBRACHERA o Tropidacris collaris (stoll) .
Después de leer el completo informe publicado por unos expertos en www.fcagr.unr.edu.ar comprendí que estaba ante una silenciosa invasión. Verán, en resumen de lo leído, estos insectos deben su nombre de tucura quebrachera por que se alimentaban originalmente de una especie de árbol conocida como quebracho, en el centro-norte argentino es muy conocido, principalmente en Santiago del Estero donde crece , en el monte. Históricamente la madera de quebracho se usó para los durmientes de las vías a lo largo y a lo ancho de todo el cinturón ferroviario nacional, ya que la principal característica de la madera de quebracho es su fuerte resistencia y dureza, intentar clavar un clavo en ella es casi una misión imposible sin las herramientas suficientes, ni hablar a la hora de cortarla con una rudimentaria sierra, también se utiliza para fabricar carbón con el cual alimentar el fuego de hornos y asadores a la hora de una exquisita gastronomía regional.
Hablando de gastronomía...las tucuras se alimentaban de las hojas de este árbol y esto las mantenía lo suficientemente ocupadas y controladas. El problema surge con la deforestación que ha llevado casi a la extinción del quebracho.
Hace poco la organización ambiental Greenpeace consiguió que se creara una ley de bosques para la Republica Argentina que detendría la deforestación indiscriminada. Sin embargo hasta el día de hoy esta ley no se hace cumplir. La desaparición de árboles y especies vegetales varias se cuentan por miles de hectáreas sin que ninguna autoridad competente tome cartas en el asunto, al desaparecer la principal fuente alimenticia de las tucuras, estas emigran y comienzan a alimentarse de otras especies vegetales intentando llenar el insaciable apetito que un insecto de sus dimensiones dispone (entre 10 y 13 centímetros de longitud y 24 cm). Pero si se tiene en cuenta que la deforestación se lleva a cabo en todo el país, el radio de expansión de las tucuras se extiende mucho más, ya fueron registrados casos donde considerables cantidades de estas langostas devoraron parte de plantaciones de maíz, olivo y cítricos en algunas provincias argentinas.
Cada año la población de las tucuras crece, aunque lentamente, pero extiende su territorio y devora todo lo que represente potencial alimento, carece de enemigos naturales.
Con el sector agropecuario nacional en crisis, con un desmonte indiscriminado, con la indiferencia de las autoridades, y ante los evidentes hechos del cambio climático, el futuro de Argentina frente a la invasión de insectos o plagas como las tucuras, las vinchucas, o los mosquitos transmisores de fiebre amarilla y dengue, pone en alerta máxima a los sistemas sanitarios, a la población en general y a los empresarios. La pregunta que cabe hacer... ¿estamos listos?




Videos:





-----------------------------------------------------------------------------------
el siguiente articulo fué extraido de:
http://www.fcagr.unr.edu.ar/Extension/Agromensajes/23/13AM23.htm

TUCURA QUEBRACHERA, PRESENTE



Hace un par de años la zona norte de la provincia de Córdoba fue escenario de la aparición de un insecto de gran tamaño, 10 a 13 cm., lo cual produjo preocupación en los habitantes de la zona por su similitud a la temida “langosta”. De hecho no se trató de dicha especie sino de una tucura llamada “quebrachera”Tropidacris collaris (stoll), por cierto, mucho menos peligrosa.

Los insectos del género Tropidacris pertenecen a los acridoideos más grandes que se conocen. El género se encuentra distribuido desde el sureste de México hasta el centro de Argentina, siendo su área de distribución típica los ambientes tropicales.

Las especies del género Tropidacris son arbóreas y algunas son plagas forestales importantes en Brasil y Venezuela. Pueden producir daños ocasionales y localizados en cultivos tropicales como el plátano, mandioca, cítricos, palma de coco, café, maíz, sorgo, caña de azúcar.

El adulto de la tucura quebrachera (Tropidacris collaris) es un insecto arborícola que alcanza entre 10 y 13 centímetros de longitud y 24 cm. de extensión alar, que le permite volar en forma similar a un pájaro (Fotos 1 y 2). Esta tucura es de mayor tamaño, a diferencia de otras especies comunes en nuestra zona como la tucura de las quintas, Cromacris miles (Drury) (Fotos 3 y 4).

Se alimenta de hojas del bosque nativo, especialmente de quebracho blanco y tiene un ciclo de vida de 240 días. Frecuentemente, es confundida con T. cristata, sin embargo, el color de las alas posteriores de T. collaris es azulado en contraste con T. cristata que son rojizas. Si bien su ciclo biológico es poco conocido, desova en el suelo, los adultos mueren entre agosto y septiembre y los huevos quedan para la siguiente temporada.

La emergencia se produce en octubre y noviembre; en zonas cálidas su reproducción es continua, con una generación al año y pueden superponerse adultos y ninfas. Las ninfas son gregarias, localizándose en pequeños grupos en árboles bajos. Las altas temperaturas, la falta de heladas y el bajo índice de precipitaciones favorecen el desarrollo ninfal.

Ante la falta de quebracho blanco, va colonizando otras zonas y especies vegetales, adoptando un comportamiento, hasta ahora desconocido, de migración lenta.

A pesar que no hay registros de daños importantes en los cultivos en Argentina, está citada sobre Arecaceae spp, Citrus sp, Gossypium hirsutum L. Musa sp. Ricinus communis L. Saccharum officinarum L. En Córdoba se registraron daños aislados en maíz, olivo y cítricos.

Desde el año 2004, es noticia su irrupción en lugares donde antes no se registraba. La aparición de esta tucura no debería sorprendernos por su amplia distribución en toda la zona Centro y Norte del país. Cabe señalar que, en octubre de 2006, el Dr Jorge Frana de EEA INTA Rafaela hace referencia de su presencia en el norte de la provincia de Santa Fe.

Ante esta situación, la Cátedra de Zoología General inició los relevamientos de la procedencia de distintos ejemplares recolectados en las cajas entomológicas presentadas por los alumnos que cursaron la asignatura durante el año 2007. Según los datos recogidos, se obtuvieron registros para la zona de distribución típica de este insecto, en las localidades de Quimili, Bandera y Frias, en Santiago del Estero, y en la provincia de Chaco.

Por su parte, las capturas se extendieron en las localidades santafesinas de: Totoras, Puerto General San Martín, Piemonte (3 ejemplares), Las Toscas, Cañada Rosquín, Cañada de Gómez, Rafaela, Funes, María Susana, Zavalla (4 ejemplares), Tostado (2 ejemplares), Casilda y San Gerónimo.

Además, se obtuvieron registros en Victoria (Entre Ríos), en San Luis y en Pergamino (Buenos Aires). Esta amplitud en la zona de captura indicaría que la especie está en proceso de desplazamiento y adaptación motivado por diferentes razones, como ser:

El desmonte, el aumento de las temperaturas, años lluviosos que favorecen su desplazamiento o la ausencia de enemigos naturales.

Por lo tanto, es de esperar que para la próxima temporada estival incremente su presencia en el área, lo que obligará a permanecer atentos ante la posibilidad de que afecte a los cultivos de la zona.



http://www.fcagr.unr.edu.ar/Extension/Agromensajes/23/imagenes/f1a13r23.gif



| www.blogonautia.com.ar ©2007-2009 |


0 @comentarios :

MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOG, ACEPTO TUS CRITICAS Y COMENTARIOS QUE PUEDES EXPRESAR AQUI:

 

©2007-2015 - www.blogonautia.blogspot.com.ar • Todos los Derechos Reservados | Los contenidos son propiedad de sus respectivos autores

Suscribete y recibe lo ultimo de BLOGONAUTIA en tu correo